Desde un pequeño palo imitando a una espada o lanza, los juguetes relacionados con la lucha han estado siempre presentes en la historia de la humanidad. Después de todo, jugar a luchar o a pelear es algo inherente al ser humano y a muchos otros animalitos. Por eso no es de extrañar que los videojuegos de lucha constituyan uno de los géneros principales de los videojuegos, y en mi opinión el género estrella en los salones recreativos.

Este artículo es el primero de una serie que pretende recorrer la historia de los videojuegos de lucha a través de los que fueron más emblemáticos, paradigmáticos o contengan alguna curiosidad digna de mencionar. De esta manera pretendo ilustrar cómo ha ido evolucionando el género hasta lo que es hoy en día. Existen muchísimos juegos de lucha, así que seguramente me deje alguno que le gustó muchísimo a alguien. Por otro lado, tened en cuenta que el artículo es sobre videojuegos de lucha, no sobre cualquier tipo de videojuego en el que aparezcan las artes marciales.

El juego de lucha de tablero que se convirtió en videojuego

En 1964 se publicó un exitoso juego de mesa llamado Rock 'Em Sock 'Em Robots, en el que dos jugadores se enfrentan manejando cada uno un robot boxeador, originalmente uno azul y otro rojo. El juego sigue a la venta a día de hoy, y ha contado con múltiples ediciones apareciendo en multitud de series y películas, por ejemplo Toy Story 2.

Creo que es importante destacar este juego de mesa por varios motivos:

  • Los robots se movían dentro de un cuadrilátero gracias a un joystick doble sobre el que había dos botones para que el robot golpeara con el brazo derecho o el izquierdo.
  • Aunque con poco éxito, el juego de mesa fue portado al mundo de los videojuegos, contando con una versión para PlayStation (2000) y otra para Game Boy Advanced (2006)
  • Se hicieron versiones del juego de mesa con personajes de videojuegos de lucha. Aquí os dejo el anuncio de su versión para Street Fighter, a cargo de la empresa TIGER, la misma que sacó varios juegos portátiles LCD, tanto de Street Fighter, como de Mortal Kombat o de las Tortugas Ninja, entre otros.

El debate sobre cuál fue el primer videojuego de lucha

Es frecuente citar el videojuego de 1984 Karate Champ como el primer videojuego de lucha, aunque no estoy de acuerdo por dos motivos. El primero, porque anterior a este ya se encontraba juegos dentro de la temática. El segundo, porque no creo que sea el que cuenta con los elementos que realmente determinan el género de lucha y le dotan de identidad propia respecto al género deportivo.

El videojuego de boxeo de Sega Heavyweight Champ (1976) el cual empleaba gráficos en blanco y negro y una especie de joystick con forma de guante de boxeo para cada jugador como controlador. Esto implicaba que para que los personajes lanzaran sus golpes, los jugadores debían mover su guante de boxeo arriba y abajo y empujar para golpear.

heavyweight_champ_videojuego_1976.jpg

También es anterior la primera versión de Boxer (Atari, 1977) aunque finalmente no fue lanzada a mercado, lo es Warrior (Vectorbeam, 1979) considerado como el primer videojuego de lucha con armas, y Karate (1982, Ultravision). Como podéis apreciar, los títulos de los pioneros de los videojuegos de lucha no requirieron de demasiada imaginación.

karate_warrior_videogames_2.jpg

Algunas personas entienden que estos videojuegos no pueden considerarse como videojuegos de lucha por resultar demasiado simples y no contar con los elementos característicos que definen el género, citando Karate Champ (1984, Technōs Japan) como el primer videojuego de lucha.

Si bien Karate Champ supuso un avance importante en la definición del género, a mi juicio si a los anteriores les consideramos como pioneros, este también debería serlo. Karate Champ era un videojuego que simulaba muy bien lo que era (y es) un combate de kárate al punto. Aparecían dos personajes prácticamente idénticos (solo cambiaba el color del kimono) y cada vez que un jugador golpeaba al otro se daba punto (o medio punto) y se paraba el combate. La gran novedad de este videojuego fue su sistema de control mediante un joystick doble que permitía realizar un amplio número de puñetazos y patadas.

karate_champ_videojuego_joysticks_.jpg

En la parte izquierda de la siguiente imagen se puede apreciar un escenario que refleja perfectamente un combate de kárate deportivo; la imagen de la derecha es de una pantalla especial donde el jugador debe vencer a un toro golpeándolo en la cabeza. Esta pantalla especial hace clara alusión a los enfrentamientos que Mas Oyoma, padre del kárate Kyokushinkai, mantuvo con toros para demostrar su fuerza.

karate_champ_pantallazos.jpg

En Karate Champ se encuentran mejores gráficos, un conjunto más amplio y con mejor definición de técnicas de golpeo, un sistema de puntuación más complejo (acorde a las técnicas de golpeo), y distintos escenarios y pantallas especiales. Pero a nivel conceptual sigue estando más cerca de un simulador deportivo que de un videojuego de lucha tal como se entiende hoy en día.

El primer juego que marca la separación entre un videojuego de lucha y uno deportivo llegó al mercado poco después cuando en 1985 Konami lanza Yie Ar Kung-Fu. Este videojuego constituye un gran hito en el género, aportando características que definen claramente a los videojuegos de lucha, lo cual queda bastante bien recogido en la siguiente imagen.

yie_ar_kungfu_videojuego_1.jpg

Empezaré destacando la existencia de dos personajes claramente diferenciados, uno de ellos usando un arma. En Yie Ar Kung-Fu, en lugar de enfrentarte a una réplica de distinto color que podía realizar los mismos movimientos que tú, existían varios personajes. Cada personaje contaba con su propia historia, vestuario, rasgos físicos y estilo de pelea, existiendo algunos personajes que manejaban armas. Así, cada personaje contaba con un repertorio técnico y puntos débiles propios.

Más allá de los personajes, en la parte de arriba se encuentra la mítica barra de vida que se va vaciando hasta llegar al KO o nocaut, un elemento claramente diferenciador y que tuvo un profundo impacto en los videojuegos de lucha. También es destacable que a pesar de que el nivel de calidad gráfica de esa época no daba para demasiado, se puedan reconocer diferentes estilos de artes marciales en las guardias y movimientos de los personajes.

yie_ar_kung_fu_pixels.jpg

En la imagen podéis ver a Oolong, el protagonista principal, junto a Star, un personaje femenino que por su aspecto recuerda mucho a Chun-li de Street Fighter II. No sería de extrañar que otros grandes del género se inspiraran en Yie Ar Kung-Fu, ¿puede ser el caso de Star y Chun-Li?, ¿quizás Chain con su gran cadena inspiró a Scorpion de Mortal Kombat?

Mi conclusión es que si Heavyweight Champ no puede ser considerado como el primer videojuego de lucha por no contar con los elementos paradigmáticos del género, entonces también habría que saltarse Karate Champ y comenzar la historia con Yie Ar Kung-Fu, que es el que introduce elementos claramente diferenciadores. En cualquier caso, lo que es seguro es que los videojuegos que aparecen en este artículo son los que comenzaron a dar vida al género de lucha, dotándole de entidad propia y diferenciándolo del deportivo.

Si os ha gustado esta primera parte no os podéis perder el siguiente artículo de la serie de videojuegos de lucha, Los videojuegos de lucha que definieron el género, que da un repaso a los títulos y a como definieron el género de lucha hasta el año 1991.