Negar que la fuerza es importante es negar la realidad física a la que estamos sometidos, además de todo el universo de Star Wars, entre otras muchas cosas. Sin embargo, «la fuerza no es importante», es una frase bastante común en el ámbito de las artes marciales y los deportes de combate.

Lo que sí que es cierto es que estos comentarios nos vienen estupendamente a los artistas marciales para dotarnos de un halo místico y así dejar al público impresionado, sobre todo si lo acompañamos de una demostración contra atacantes de gran tamaño. Pero no por ello deja de ser una frase, cuanto menos, imprecisa.

En mi experiencia he podido diferenciar tres tipos de situaciones en las que es frecuente emplear esta frase, las cuales analizo a continuación explicando por qué la fuerza sí que es importante y en qué sentido.

Jugando con la fuerza del contrario

En lugar de oponerse a la fuerza que realiza el contrario, se emplea en su contra. Por ejemplo, alguien tira de ti hacia atrás y usas su fuerza para girar y asestar un golpe más potente.

airi_contra_agarre_0.jpg
airi_contra_agarre_1.jpg

En este caso también se incluirían las técnicas que aprovechan la fuerza del contrario y la inercia del cuerpo para realizar una proyección. Aunque a primera vista pudiera parecer que una técnica de proyección es menos lesiva que una de golpeo, hay que tener en cuenta que aplicar este tipo de proyecciones en la calle puede causar lesiones bastante graves dado que el pavimento de la calle no amortigua la caída, los agresores pueden no saber caer para minimizar daños o pueden hacerlo justo en un bordillo, entre otras posibles circunstancias.

Aplicar este tipo de técnicas supone que con cuanta más fuerza venga el contrario más fuerza tendrá la técnica que se aplique contra él y por tanto mayor potencial de daño ¡así que aquí la fuerza sigue siendo importante! Desde un punto de vista teórico este tipo de técnicas son maravillosas, pero desafortunadamente suelen ser muy difíciles de ejecutar en una situación real en la que los nervios o incluso el tipo de la propia ropa que se lleve pueden complicar mucho las cosas.

Palancas

Una palanca es una máquina simple con la que se puede transmitir fuerza y desplazamiento y que está compuesta por una barra rígida que puede girar libremente alrededor de un punto de apoyo. Mediante una palanca o (un sistema de palancas) se puede amplificar la fuerza mecánica, para lo cual se deberá adquirir alguna posición ventajosa que permita jugar con la carga del peso del cuerpo y los puntos de apoyo que se tengan, empleando determinados grupos musculares para desarrollar una acción.

Muchas inmovilizaciones y técnicas de sumisión (luxaciones, llaves de lucha, llaves de agarre o cualquier otro nombre que se quiera emplear) son ejemplos claros de este caso. También lo son las proyecciones que ya aparecieron en el punto anterior, dado que hacen valer puntos de apoyo para aplicar fuerza y realizar la proyección.

20190902_fuerza_importante_l.jpg

Usando una palanca se puede amplificar de tal forma la fuerza que sería poco probable que el adversario pudiera hacerle frente, pero si el adversario cuenta con la fuerza suficiente, definitivamente lo hará. La fuerza sigue siendo importante y ¡cuidado con lo que hace de palanca y punto de apoyo, que también puede romperse!

Zonas sensibles

Golpear en una zona sensible al dolor puede producir una reacción en el oponente sin la necesidad de aplicar una gran cantidad de fuerza. No hace falta muchos conocimientos de física o matemáticas para entender lo que puede doler simplemente una toba ahí mismo. Pero la fuerza sigue siendo importante, ¿y si en lugar de una toba fuera una buena patada frontal?

airi_restomp_groin.jpg

Puede que no haga falta golpear tan fuerte, pero esto no significa que no haga falta una fuerza mínima. Además, para golpear una zona sensible hay que tener puntería y sumarle que generalmente el adversario no está quieto y tú estarás alterado. Si golpear a una zona sensible es difícil, imagina cómo será atacar a un punto vital. Por último, conviene recordar que la adrenalina (generada naturalmente por el cuerpo ante una situación de riesgo) y sustancias como el alcohol u otras drogas modifican el umbral de dolor.

La fuerza sí es importante: usa la fuerza

La fuerza, como cualquier otra cualidad física, siempre es un factor importante, tanto para una pelea como para la vida en general. Aquí he tratado las tres circunstancias más habituales que me he encontrado, pero si conoces otros casos o quieres discutir sobre los que he explicado, estás invitado a dejar tus comentarios.

Nuestro agradecimiento a Yina, por colaborar en las ilustraciones con Airi y Laska como personajes invitados.