Ya sea un directo, croché, uppercut o cualquier otro, hay ciertos principios anatómicos y físicos que debes tener en cuenta a la hora de preparar el puño para golpear, de manera que el puñetazo sea lo más eficiente posible y se eviten autolesiones.

En este artículo trato el caso para la mano desnuda. Si golpeas con venda y guante podrás contar con una mayor flexibilidad técnica, puesto que la venda te ayudará a sujetar la muñeca y el guante se convierte en la primera superficie de contacto.

Cómo cerrar el puño para pegar un puñetazo

Aunque algunos estilos, generalmente los más tradicionales, difieren en aspectos específicos como la colocación del dedo índice o en el orden en el que se deberían cerrar los dedos, en general hay una forma estándar de cerrar la mano para dar un puñetazo.

El puño se forma cerrando los dedos del meñique al índice sobre la base de la palma de la mano, como si quisiéramos clavarlos (los que tengan las uñas largas pueden tener problemas), tratando de crear una estructura lo más compacta posible. Cuando estos cuatro están cerrados se pliega el dedo pulgar, cubierto sobre las falanges de los dedos índice y corazón, manteniendo la contracción.

como_cerrar_puno_1.jpg

La mano está compuesta por 27 huesos, algunos de ellos especialmente expuestos ante ciertos impactos, por lo que es fundamental mantener la contracción tratando de formar una estructura lo más compacta posible.

Con qué zona del puño debes golpear

Lo más adecuado es golpear con los nudillos y concretamente con los del índice y corazón. Los nudillos son las articulaciones que están entre los huesos metacarpianos y las falanges, y cuando la mano se cierra se hacen prominentes. Entre estos los más prominentes y los de mayor tamaño y capacidad de resistir un impacto son los del índice y el corazón. De esta manera impactarás con una zona bastante dura como son los nudillos, que con su forma prominente y escasa superficie ejercerán una gran presión sobre la zona golpeada.

Si empleas los nudillos más pequeños aumentarás el riesgo de lesión por fractura del cuarto y quinto metacarpiano, probablemente la lesión más frecuente asociada a puñetazos accidentados.

Es frecuente que las falanges proximales se vean involucradas cuando golpeas, impactando parcialmente. Debes tener en cuenta que cuando golpeas con las falanges proximales aumentas la superficie de impacto, la zona de golpeo es más blanda y los dedos tenderán desplazarse por el impacto, pudiendo ocasionar lesiones o minimizar los efectos del puñetazo.

como_golpear_puno.jpg

Otro golpe común efectuado con el puño es el golpe de maza, donde la superficie que golpea es la base del puño formada por la zona de la mano conocida como eminencia hipotenar. Cuando la situación permite encajarlo, este golpe resulta bastante efectivo y seguro, pero se debe tener en cuenta que al golpear con el puño de esta forma se reducirá la presión ejercida al aumentar la superficie de impacto (Presión = Fuerza / Superficie) y que la zona muscular de la eminencia hipotenar es una superficie bastante más acolchada que la de los nudillos.

Esto no quiere decir que golpear de maza sea mejor o peor ya que eso va a depender de la situación concreta en la que se aplique el golpe, el cual también puede ejecutarse impactando primero con la base del puño y luego arrastrar para impactar con la zona de los nudillos.

Cómo alinear la muñeca y el brazo para dar un puñetazo

El problema principal de un golpe de puño es que es bastante complejo conseguir golpear con los dos nudillos más fuertes, tal y como expliqué en la sección anterior, incluso cuando golpeas algo que no se está moviendo. Una buena forma de probarlo es pintarse la mano y golpear sobre alguna superficie que permita observar qué partes de la mano están haciendo contacto. Si lo intentas, comprobarás que evitar que las falanges o los nudillos más pequeños aparezcan dibujados en la superficie es todo un reto.

Para que el impacto se realice plenamente con los nudillos en la mayoría de los casos vas a necesitar una cierta angulación, por lo que dejar la muñeca recta, de forma que esta se encuentre bien respaldada por el antebrazo, resultará complicado.

como_pegar_puno_alinear_brazo.jpg

Como se ve en el dibujo, si se mantiene la muñeca recta con esa trayectoria, lo primero que impactarán serán las falanges, hecho que podría solucionarse jugando con la posición de la muñeca (inclinándola ligeramente hacia abajo) y la alineación del brazo. La posición de la muñeca no debería variar demasiado, pues corres el riesgo de adoptar un ángulo que facilite que ceda ante el impacto al perder el refuerzo que otorga la alineación con el antebrazo. Es por ello, que para golpear a ciertas zonas o con determinadas trayectorias, resultaría más adecuado golpear con el puño vertical en lugar de horizontal.

como_golpear_puno_2.jpg

Si bien el acondicionamiento de la mano para golpear puede resultar útil, una técnica adecuada es clave Después de todo, de poco te va a servir tener una mano endurecida si acabas pegando con la primera falange del meñique.