La receta de nuestro jabón para después de entrenar se elabora con ingredientes que aportan fundamentalmente propiedades antiinflamatorias y calmantes. Estas propiedades son excelentes para después de un intenso entrenamiento con los golpes y “roces”, tan propios de las artes marciales, los deportes de combate y lucha. A estas propiedades se suman otras como las antisépticas y antifúngicas que hacen que este jabón sea un gran aliado para cualquier tipo de entrenamiento.

La formulación es totalmente natural, no requiere añadir ni colorantes ni fragancias, basta con la que aportan los ingredientes. A menos que tengas problemas con alguno de sus ingredientes o que te pases con los fragmentos exfoliantes, este jabón es apto para todo tipo de pieles. Los ingredientes para elaborarlo son fáciles de adquirir, la mayoría de ellos deberían estar disponibles en cualquier supermercado.

Aceites base

El aceite principal es el aceite de oliva virgen. Un aceite muy rico en vitaminas, minerales y ácidos grasos insaturados, destacando el Omega 9 (ácido oleico). Los beneficios del aceite de oliva para la piel son conocidos desde la antigüedad. El ácido oleico puede penetrar profundamente en la piel y nutrirla desde el interior, estimular la producción de elastina y colágeno, mejorando así la regeneración cutánea y aumentando el grosor de la piel.

A este aceite le añadiremos una proporción de aceite de coco, lo cual mejorará considerablemente la capacidad de limpieza, la persistencia y las burbujas de nuestro jabón. El aceite de coco tiene una absorción rápida, no engrasa, ayuda a calmar las irritaciones y está recomendado para pieles sensibles. Se le atribuyen propiedades regeneradoras, antioxidantes y antisépticas.

jabon_artes_marciales_deportes_combate_lucha_2.jpg

Los oleatos

Los oleatos son infusiones de extractos de plantas en aceites. Estas elaboraciones sirven para extraer los principios activos de las plantas que se sumergen en aceite (concretamente los liposolubles) e incorporarlos a nuestra fórmula o usarlos directamente. Normalmente se emplea entre un 30 – 40 % de extracto seco de la planta y el resto de aceite.

Para la fabricación de jabones lo conveniente es emplear aceites con buenas propiedades cosméticas. Es frecuente que a los oleatos se les añada algún tipo de antioxidante para evitar el enranciamiento de los aceites y que aguanten más tiempo. Típicamente se emplea vitamina E, de hecho, algunos aceites traen añadida la vitamina E “de fábrica”.

Una vez formado el jabón, los antioxidantes también ayudan a la conservación del mismo. Para este jabón te recomiendo que emplees extracto de romero como antioxidante (0,2 % - 0,4 % del peso total de la fórmula) en lugar de vitamina E, por las propiedades adicionales (antinflamatorias, antisépticas y analgésicas) que aporta este extracto.

como_hacer_jabones_jessica_ramos.jpg
Si quieres aprender a hacer jabones te recomiendo este libro de Jessica Santos, es una guía muy completa para principiantes. Entre otros muchos temas trata la elaboración de oleatos.

Los oleatos están elaborados con aceite de almendras y de arroz. Si tienes problemas para adquirirlos, puedes emplear sólo aceite de oliva, tanto para los oleatos como para los aceites base, aunque lo notarás en las burbujas y la capacidad limpiadora. Además, ten en cuenta que todo tiene su calidad, es frecuente que algunas especias para cocina en polvo les añadan otros componentes, comprueba esto antes de adquirirlas.

Propiedades de los aceites para los oleatos

  • Aceite de almendra: Por sus propiedades nutritivas, su rápida absorción y baja viscosidad este aceite se vende como producto cosmético para su aplicación directa en la piel. Es un gran aceite para masaje que aporta flexibilidad y suavidad en la piel. Se usa frecuentemente para lidiar con las irritaciones contribuyendo a la reparación y protección de la piel. Como producto de cosmética suele comercializarse con vitamina E añadida.
  • Aceite de germen y salvado de arroz: Es un aceite muy rico en fitoesteroles y antioxidantes naturales como el ácido ferúlico o la coencima Q10. Muy hidratante, al igual que el aceite de almendra, de rápida absorción y apto para todo tipo de pieles. Destaca también por sus propiedades protectoras, reparadoras y reafirmantes de la piel

Propiedades de las plantas para los oleatos

  • Clavo: tiene poder anestésico local, desde hace siglos ha sido empleado para tratar dolores de muelas y molestias de encías. El clavo es además un buen antiséptico, antifúngico y cicatrizante por lo que también ha sido empleado para tratar desde pequeñas heridas hasta llagas bucales o problemas de pie de atleta (hongos en los pies). ¡Ya me diréis si no es un gran aliado para el gimnasio!
  • Canela: por ser picante, dulce y por lo tanto rica en propiedades digestivas, también son conocidas sus propiedades contra las enfermedades respiratorias por su riqueza en propiedades antibacterianas, expectorantes y antiinflamatorias, siendo especialmente indicada contra la bronquitis, los resfriados y la tos.
  • Cúrcuma: Es ampliamente empleada como colorante (si te pasas con la cúrcuma tu jabón puede manchar), pero tiene otras propiedades muy atractivas, destacando las antiinflamatorias y antioxidantes. Los jabones de cúrcuma son aliados de las pieles delicadas, atópicas y con picores.
  • Pimienta negra: Aplicada en jabones la pimienta negra otorga propiedades antioxidantes, antibacterianas y contribuye a la exfoliación.
jabon_artes_marciales_deportes_combate_lucha.jpg

Receta de jabón para después de un entrenamiento "a base de golpes"

  • Aceites base
    • Aceite de oliva virgen 800 g (Una botella de litro tiene alrededor de 900 g)
    • Aceite de coco 80 g
  • Lejía
    • Agua 284 g
    • Sosa 122 g
  • Traza
    • Oleato de clavo en aceite de almendras: 15 g
    • Oleato de canela en aceite de almendras: 15 g
    • Oleato de cúrcuma en aceite de arroz: 15 g
    • Oleato de pimienta en aceite de arroz: 15 g
    • Clavo y canela triturados (exfoliantes) 25 g + 25 g. Puedes emplear las especias que hayas usado para hacer el oleato.
    • Polvo de jengibre (25 g)
    • Extracto de romero (antioxidante): 3 g (si lo has puesto en los oleatos o los aceites de estos llevan vitamina E añadida te lo puedes ahorra)

Si os animáis a hacer la receta os agradecemos que nos contéis que tal os ha quedado a través de nuestras redes sociales. Las ilustraciones de este artículo son de Bitter_232 (Instagram , Twitter) y estan protagonizadas por su personaje Elizabeth.